Visitas privadas a la colección permanente

La visita privada a la colección, permite gozar de unas obras y esculturas únicas con un incalculable valor cultural e histórico para la Fundació pero también para la ciudad de Barcelona, de una forma íntima, distendida y exclusiva. Una experiencia en la que cada detalle es percibido, y cada secreto escondido, descubierto.

La Colección Permanente de la Fundació Joan Miró comprende más de 14.000 piezas: 217 pinturas, 178 esculturas, 9 textiles, 4 cerámicas, la obra gráfica casi completa y unos 8.000 dibujos.

Joan Miró es uno de los artistas más influyentes del siglo XX. Una amplia muestra permanente de sus trabajos permite conocer todos los aspectos de su creación. La exposición, integrada por una cuidadosa selección de los fondos de la Fundació Joan Miró, repasa  toda su trayectoria, desde los años de
formación y sus inicios en Barcelona, su estancia en París y las relaciones con la vanguardia artística del momento, en un proceso vital y artístico que le tenía que conducir a un estilo inigualable de singularidad.

El conjunto de obras permite descubrir los temas de Miró y su insistencia casi obsesiva en unos motivos que reflejan el anhelo de una armonía universal capaz de superar el horror de los conflictos bélicos que asolan el continente europeo en los años treinta y cuarenta. Y también pone de manifiesto el papel decisivo del color y el interés por la experimentación, plasmados en una extensa producción que comprende una gran variedad técnica y expresiva (pintura, escultura, dibujo, collage, gravado, cerámica, tapiz..).

Guías para las visitas privadas a la colección permanente:

  • Idiomas disponibles: catalán, castellano, inglés, francés, italiano, portugués, alemán, holandés, ruso, polaco, japonés, serbocroata, turco, chino, griego, sueco, noruego, danés.
  • La duración habitual de la visita es de 45 min, adaptable a las necesidades de cada grupo.
  • Máximo 30 pax por guía.
  • Complemento obligatorio Controllers. Las visitas privadas a la colección deberán de contar con los Controllers, que se distribuyen en cada una de las salas del recorrido, mantienen los grupos de visita agrupados y velan por la seguridad de las pinturas y esculturas de la colección.