Blog Fundació Joan Miró Fundació Joan Miró

Cada vez más los museos y centros de arte escuchan la opinión de sus visitantes. Saber analizar los comentarios de los usuarios permite conocer mejor a los distintos públicos y medir el impacto de los contenidos ofrecidos por el museo.

Esta nueva entrada del blog es una mirada poética, un contrapunto a la radiografía distante de unos datos y unos indicadores recogidos en las salas de la Fundació durante el verano de 2018.

10_10_2018

Anonimato

¡Querido viajero, querido visitante de la Fundació!

Hoy rompemos tu anonimato y compartimos en este blog algunos de los gestos íntimos y confidentes que has expresado durante tu visita a la Fundació. Decía Miró que solo a través del arte colectivo se podía llegar a ser universal. Cada una de tus palabras, cada una de las emociones que nos has transcrito, son deseos colectivos que no tienen ni edad, ni género, ni fronteras. Las hay de todo tipo. El que describe su experiencia en el museo como un viaje a través del alma o el que reclama folletos en portugués. El que se emociona reconociendo a un personaje de Miró o el que se queja porque no hay nada escrito en italiano. El que no entiende nada y el que todo le parece inspirador. El que se aproxima a la obra con respeto y el que la desprecia y se aleja de ella por incomprensión. ¡Todos! Todos los comentarios son pequeñas voces de un clamor anónimo y colectivo que da sentido y trascendencia a la obra de Miró. Miró no pintaba para sí mismo. No pintaba para agradarse ni pintaba para agradar a nadie. Miró pintaba para que tú, viajero, o visitante incrédulo, tú, espectador entusiasta y experto, o tú, escéptico pero curioso por naturaleza, te preguntes: ¿y eso por qué?

Porque cada vez que tú, visitante, conocedor o descreído, te detienes ante una obra tratando de descifrar su sentido oculto, cada vez que te emocionas con una pincelada o con un estallido de color, cada vez descubres un poco más el alma secreta de este pintor poeta artesano filósofo, artista global. Por eso tú, y tú, y tú también —todos tan distintos pero tan parecidos—, eres capaz de contemplar, comprender y sentir la fuerza de su mensaje y trasladárselo a otros visitantes, y el gesto individual del pintor encerrado en su estudio, casi como un acto místico, se convierte en símbolo universal. Es en tu percepción, en tu comprensión y en tu emoción donde radica la grandeza del artista. Por eso hoy te pedimos que nos dejes romper el anonimato. Porque compartiendo tus sentimientos y tus expresiones serás un poco cómplice de este gran misterio que es el arte.

Traducción: Bernat Pujadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top