Blog Fundació Joan Miró Fundació Joan Miró

El auca es un género literario de pretensiones humildes pero muy arraigado en la cultura popular en Cataluña. «Se ha de encontrar la poesía conmovedora que hay en las cosas más humildes», decía Miró. Con motivo del proyecto Beehave y coincidiendo con la intervención La Grieta de Alfonso Borragán, Jordi Sunyer y Oriol Canosa nos proponen La balada del Clot de la Mel, una auca de tono informal que reivindica la apicultura urbana.

Jordi Sunyer (ilustración) y Oriol Canosa (texto) son autores de literatura infantil. Juntos han publicado La casa del professor Kürbis (Baula), Apa, et penses que ens ho creurem? (Cruïlla) y EicTu XicMano, el pirata del Delta (Pebre Negre).

11_05_2018
Sesión de fabricación de la «miel artificial del Clot», parte del proyecto «La Grieta» de Alfonso Borragán para «Beehave» © Fundació Joan Miró, Barcelona, 2018. Foto: Pere Pratdesaba

La balada del Clot de la Mel

Una tarde, bajo el cielo,
delante del Miró Peris
gente de ambos hemisferios
se reúnen para hacer miel.
Ramón, que es pastelero
y ha venido desde La Palma,
removiendo los botes con calma
les explica qué tienen que hacer:

—Se necesita mucho azúcar y hierbaluisa
y glucosa y fuego lento.
Si lo hacéis todo de esta guisa
no os puede quedar mala.

Martina y Victoria
de la Fundació Miró
intentan, entre el griterío,
alargar la explicación:

—Hace muchos años, el Ayuntamiento
prohibió que estas criaturas
puedan vivir entre la gente
para que no les causen molestias.
Dicen que este himenóptero
es nocivo, malvado y vil,
más molesto que el helicóptero
que tiene la Guardia Civil.
Y por eso queremos hacer miel
con todos los vecinos de Barcelona,
porque nos parece muy cruel
que no pueda haber ni una colmena.
Pero Alfonso, que es el artista
que ha montado este sarao
(aunque es europeísta
y tiene en Londres su guarida)
puntualiza que es melaza
y no miel de verdad
lo que hay en esa taza
que los vecinos han fabricado.

—Esperamos ver algún día
a las abejas zumbando
por la calle o algún paseo
o por en medio de la Gran Vía.
Pero si manda alguien tan brusco
que prohíbe que haya abejas
jamás tendremos cera de colmena,
tan solo la de las orejas.

Barcelona, marzo 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top